Tres puntos más de un campo complicado

La UD. Torre del Mar ha vencido este sábado en el Francisco Romero al CD. Rincón B por el ajustado resultado de 1-2, en un partido del que se puede sacar como mejor conclusión que lo que va a quedar como buen recuerdo es la suma de los tres puntos que nos permite seguir aupados como líderes de Tercera Andaluza.

Sobre el derbi no tuvo la intensidad que se esperaba y en muchos aspectos, especialmente en la segunda parte, un fútbol que a nadie gusta ver, con feas entradas y algunos nervios en ambos contendientes del que suponemos habrán tomado nota ambos técnicos para intentar corregir.

Ambos equipos tienen jugadores para hacer mejor fútbol si bien ya fuese por la presión de unos y otros por ganar, el mejor fútbol se ausentó muchos minutos del campo rinconero. Además de un arbitraje poco acorde a lo que se exige en estos encuentros de rivalidad que debe de ser sana y que visto los hombres que salieron lesionados de la UD. Torre del Mar, este no lo fue.

Se adelantaría el cuadro torreño desde los once metros en una acción que nace en banda derecha y en la que Serrano es el protagonista en la conducción del balón que llega a tocar con la mano el central Yassin y que acabaría en gol. Sin embargo el colegiado estimó penalti y antes mostrarle la roja directa al jugador local.

Máxima pena que se encargaría de materializar Alessandro engañando al portero Alonso. Era el minuto 22 y hasta ese momento el cuadro de Francis Parrado era el que circulaba la pelota e intentaba sin premio llegar al portal rinconero.

Se puede decir que la primera parte gozó de muy pocas acciones de gol, sí más de contención y en la que fue clave sin duda la expulsión de Yassin para que se pudiera incluso manejar mejor el choque pero sin profundidad para los nuestros que se marcharían al descanso con la ventaja mínima y con ya el central Matías lesionado por una plancha de un contrario. No sería el único.

A la continuación la UD. Torre del Mar siguió queriendo tener la pelota y el filial rinconero salir a la contra pero sin éxito. Cierto es que en algunas contadas ocasiones la defensa torreña tuvo que cortar algunas aproximaciones o pases de peligro sobre el portal de Del Caño, que sólo tuvo trabajo en el último cuarto de hora en algunos balones colgados en las que tuvo que salir de puños.

El derbi que entró en momentos de ciertas entradas que el colegiado permitió y acciones que si las hubiese visto bien hubiesen sido de roja directa  para uno y otros, tuvo la fortuna para la UD. Torre del Mar de que Marc Martens de fuerte disparo desde la frontal en una acción de segunda jugada, lograra hacer el 0-2.  Tanto que daría aún más tranquilidad a los de Parrado y ante un rival que jugaba con 10 desde el 22 de la primera parte.  Pocos minutos después la otra acción reseñable de los nuestros fue el remate cruzado de Andrés que tocó en el 69 el larguero del meta Alonso y que hubiese finiquitado mejor el derbi.

El último cuarto de hora sobró en todo, salvo que el local Kiko sacó un disparo lejano y colgado que sorprendió a Del Caño y metió en los últimos instantes a su equipo en el partido. A falta de poco y ya en el descuento, pudo marcar de nuevo el equipo torreño, fue cuando se incorporó a rematar un córner el meta rinconero y en la siguiente jugada Lucio lo intentó colgando el balón que salió ajustado de la portería vacía del CD. Rincón B.

 

CD. RINCÓN B:  Alonso; Fran, Mercado, Yassin, Kiko, Guille, Rafita, Javi García, Esteban, Joaquín, Javi. También jugaron, Matías Espínola, Jorge, Matías Iruarrizaga, Jaime, Jesús Villarejo, Jaime y Sergio.

 

UD. TORRE DEL MAR: Del Caño; Pablo Pérez, Alessandro, Matías, Cantero, Marc Martens, Pablo López, Victor Martín, Serrano, Barranquero, Rai. Jugarían también, Rafa, Kevin, Pollo, Lucio, Gallego, Andrés.

0-1 Alessandro (p) mto. 22; 0-2 Marc Martens mto. 55; 1-2 Kiko mto. 89

 

ARBITRO: Daniel Ruiz Nieto (Málaga) Amarillas a los rinconeros, Fran, Matías, Jorge, Kiko, Espínola, Jesús Villarejo, expulsó con roja directa a Yassin (22). Por lado torreño a Alessandro y Rafa.

Estadio Francisco Romero, medio centenar de personas.