Victoria contudente en Riogordo

Quinta jornada en el grupo único de segunda andaluza, una jornada importante. La U.D. Torre del Mar, quinto clasificado, visitaba el Campo Municipal de Riogordo, cuarto clasificado, con un punto más. El equipo de Torre del Mar salía al campo con Jorge en portería; Rubén Padilla, Tomi, Marc y Alessandro en la zaga; medio campo para Dani Segura, Kevin, Alex Chico y Gallego; Alex “Pulga” y Serrano, en punta.

Riogordo, C.F. presentaba un equipo veterano, bragado, jugadores de calidad y veteranía que iban con noblleza al choque. Se vio pronto que no sería una tarde fácil para el equipo de Valenzuela. Aunque los primeros acercamientos al área correspondieron al equipo torreño: en el minuto 3 una falta frontal que ejecuta “Pulga” y se va cerca del palo derecho de la meta panzona; dos minutos después, “Pulga”, cambia la orientación de un saque de banda, el balón le llega a Alex Chico en banda izquierda que dispara centrado entre los tres palos.

A partir de aquí el equipo riogordeño se hizo con el balón y desplegó un juego muy físico, poniéndole las cosas muy difíciles a los de Torre del Mar. En el minuto 6, el pivote del Riogordo, C.F., Jose Ángel Moreno Guerrero, comenzó a canalizar la salida de balón, abriendo bien el juego a bandas. En el minuto 6, 9 y 16 se producen buenas aperturas a banda derecha donde el ex del Vélez, C.F., Abraham, ejecutó buenas y peligrosas internadas que acabaron en finalización o centro y remate. La buenas intervenciones del cancerbero torreño, Jorge, evitaron los goles. Probablemente fueron estos minutos los más agobiantes del encuentro y de lo que llevamos de competición para la U.D. Torre del Mar.

El cuerpo técnico del Torre del Mar movió ficha. El Riogordo jugaba con 3 centro campistas que hacían superioridad numérica ante Dani Segura y Kevin. Valenzuela bajó a Alex “Pulga” a la media punta para equilibrar este desasjuste. Durante los minutos posteriores el juego rojillo a nivel defensivo contrarrestó mejor al Riogordo, C.F. que, volvió a tener un rechace en el área tras disparo de Abraham que cayó a los pies de Daniel Ramirez que, en la frontal del área de meta, con Jorge vencido, la echó por encima del larguero. La suerte esquiva y caprichosa que le faltó al Torre del Mar en Candor o contra el Juventud de Torremolinos, se le presentaba inesperada en Riogordo. A la larga, estas ocasiones paradas por Jorge y falladas por la delantera panzona, serían claves para el desarrollo posterior de la contienda.

Fruto de la solidez conseguida en medio campo tras ajustar Valenzuela su esquema vino la jugada del primer gol. Tras robo en medio campo, Dani Segura saca el tiralíneas y filtra un pase de veinte metros, raso, diagonal, para la ruptura de Javi Anaya que había salido en el minuto 22 y desde el vértice izquierda del área, controla y dispara a puerta. Llevaba el Torre del Mar desde el minuto 16 sin acercarse al área rival y en el primer zarpazo, marcó. Era el minuto 30.

Dani Segura en una jugada del partido (Foto Jesús Hurtado).

 

El partido evolucionó a un juego intenso y físico en medio campo, con dos equipos de calidad batiéndose el cobre en un choque duro pero noble. Y en el 38 tras una internada de Jonathan por banda izquierda, centra al área, el lateral riogordeño mide mal y el balón le cae a Javi Anaya que soltó un zapatazo seco a la escuadra izquierda. 0-2. Este gol fue un verdadero mazazo para el equipo local, que, habiendo sido mejores en el cómputo global del juego, se veían con una desventaja de dos goles en casa.

Y seguía la suerte del lado rojillo. En el 42 el Riogordo remata dentro del área de meta y Rubén Padilla la saca desde la línea de gol. Podría haber sido el gol psicológico que ya buscaba el equipo panzón, pero, de nuevo, el Torre del Mar, sin balón, se ponía el mono de trabajo y se defendía con pundonor y personalidad.

El inicio de la segunda parte dejó al Campo Municipal de Riogordo mudo. En el segundo 40 Dani Segura chuta desde fuera del área, el balón se iba fuera pero Alex “Pulga” consigue desviar el balón que se envenenaba y entraba por la cepa derecha. 0-3.

A partir de aquí los de Valenzuela volvieron a demostrar un oficio que ya han mostrado en tramos de jornadas anteriores. Supieron jugar con la ansiedad riogordeña que con mucho corazón y destellos de calidad, intentaba, probablemente, de modo precipitado, enchufarse al partido con un golito.

La U.D. Torre del Mar jugaba de modo práctico, bien pertrechado en medio campo, saliendo rápido al espacio con contras jugadas al toque, rápidas y bien ejecutadas.

Tras un rechace en la frontal de una internada por banda derecha, la segunda jugada cae en las botas de un inspirado Javi Anaya que chutó de primeras. 0-4 y hat-trick para el 33 del Torre del Mar.

La dinámica de juego no se modificó ya hasta la finalización: un Riogordo, C.F que nunca bajó los brazos, intentaba con más corazón que juego llegar sin resultado al área de Juan Manuel Aranda “Pulpo” que debutó en liga. El Torre del Mar se defendió con rigor y orden buscando con contras traerse “la manita” de Riogordo. Pero el marcador ya no se movió más.

0-4 para la U.D. Torre del Mar ante un buen equipo, paradójicamente, el resultado más abultado se ha producido en el partido que peor lo ha pasado el Torre del Mar que ganó como ganan los grandes: con una pegada contundente y, a su vez, con el mono de trabajo puesto. Porque tocó sufrir y trabajar solidariamente para conseguir esta importante victoria. Saltito del equipo rojillo que asciende del quinto al tercer puesto en la clasificación

En la jornada sexta la U.D. Torre del Mar recibe al Almargen, líder de la liga y, como el equipo torreño, único equipo invicto. Partidazo.

(Fotos Jesús Hurtado)